Madre.Hija.2.
Imagen: Julieta [Almodóvar]

4 Cosas que no sabías sobre tu madre y son clave para tu felicidad: [por Mónica Giraldo] 

  • Tu éxito es tu madre
  • Tu cuerpo es tu madre
  • El dinero es tu madre
  • La pareja la encuentras en tu madre.

Introducción

Estas comprensiones las saca la psicóloga, microbióloga [Mónica Giraldo] de Bert Hellinger, su trabajo como consteladora y su crecimiento personal a lo largo de 15 años de trabajo con distintas metodologías y orientaciones.

La importancia de la madre y de lo que él [Bert Hellinger] llama “tomar a la madre” son elementos fundamentales en la felicidad de todo ser humano.

¿Qué significa y qué implica esto? ¿Y qué debemos hacer a nivel práctico para lograrlo?

La respuesta a cómo tomar a la madre es menos un “hacer” y más un cambio en cómo verla a ella y de ver a la vida misma, que tiene un efecto práctico positivo que para muchos genera cambios en su vida, en su bienestar, en sus relaciones, en su prosperidad.

El 1er. elemento que hay que tomar en cuenta, aquí, es abrirse a ver las cosas de una nueva forma.

El 2do. elemento: meter en una cajita todas las ideas que tienes respecto a tu madre y a la vida. Respecto como todo debió haber sido, cómo tu historia debió transcurrir. Por este momento, deja de lado tu historia, tus peros, tus reclamos, respecto a tu vida y a tu madre. La idea no es que niegues esto o negar lo que fue, sino que nos abramos a incluir nueva información. El propósito de Mónica no es cambiar nuestras ideas, sino que introduzcamos nuevas ideas que sumadas a las anteriores nos permitan ver de forma más amplia y vivir mejor.

Las 4 Cosas:

  • Tu éxito es tu madre
  • Tu cuerpo es tu madre
  • El dinero es tu madre
  • La pareja la encuentras en tu madre

1. En el contexto más amplio de la vida misma el éxito es sobrevivir y pasar la vida a la siguiente generación. Esto es lo único que ha permitido que estemos aquí hoy participando de cada minuto de nuestra vida. En ese sentido tu madre ya es exitosa, pues ella logró pasar la vida y tú eres literalmente el éxito de tu madre. O sea que todos, sin excepción, ya somos exitosos, somos el éxito de nuestras madres en lo que a la vida se refiere. Mónica nos invita a reflexionar si hay algo más grande y más importante que la vida. Si mañana supieras que ya no vas a estar vivo/a “¿qué sería lo más importante que tienes hoy?” … la vida o lo que hayas aportado a la vida. Todo lo demás desaparece, pierde relevancia. Soy exitosa/o por el hecho de haber nacido y de estar viva/o. Cuando puedas reconocer que el éxito ya eres tú mismo/a, el éxito de tu madre y por lo tanto de la vida misma, vas a poder expresar ese mismo éxito en lo que sea que quieras ser, hacer o tener, sin excepción, sin posibilidades de perder o fracasar. Si tus sentimientos y tu historia con tu madre te impiden hacer este reconocimiento, por lo menos por ahora, sólo enfócate en este aspecto biológico previamente explicado.

Propuesta: Hacer un ejercicio de priorización. Haz una lista de las cosas más importantes que te hayan sucedido en la vida, las que tú consideras que son más relevantes. Mínimo diez eventos que tú consideres los más importantes y significativos. Cuando tengas la lista, organiza los eventos por orden de importancia; desde el más importante hasta el menos importante de todos. Encima del primero que hayas escogido escribe: “El evento más importante de mi vida es que mi madre hubiera tenido un embarazo exitoso, que me sostuvo en su vientre y logró que yo naciera vivo/a y sobreviviera, hasta hoy”. Escribiendo esto de primero compara este hecho con cualquiera de los otros de la lista y reconoce cómo ese es el éxito más grande de tu vida y sin ese los demás, simplemente, no existirían. Además, es curioso, porque es tu éxito, pero no hiciste nada para tenerlo. Simplemente tu mamá lo logró por ti. Tú eres la encarnación de ese suceso. También puedes usar esta idea cuando estés pasando por algún momento difícil en el que no te sientes tan optimista. Recuerda que eres el éxito de tu madre, recuerda que estás vivo/a y agradece.

2. La segunda cosa que no sabías sobre tu madre y es clave para tu felicidad es que tu cuerpo es tu madre. La vida que pulsa en cada célula de tu cuerpo y tu capacidad de conectar con ella y sentirte cómodo en tu cuerpo tiene relación directa con el vínculo con tu madre, tu incomodidad o disgusto con tu cuerpo o la forma en que luces tiene relación con aspectos de tu madre con los que estás en pelea o desacuerdo. A medida que te sientes más cómodo con la madre que te tocó, te puedes acomodar en tu cuerpo e inclusive verte y lucir mejor. La desconexión del vínculo con la madre se presenta en los procesos de salud y de enfermedad. En la enfermedad te encuentras en desconexión con el vínculo materno y por lo tanto en desconexión con la vida. “Tomar la madre” es sinónimo de salud y de vitalidad.

Lo femenino se relaciona con tu capacidad de ser y estar sin necesariamente hacer. La fortaleza que te acompaña cuando simplemente estás siendo en un espacio vacío donde no se requiere que hagas nada; eso es pura fuerza femenina. Para poder experimentar esa sensación necesitas poder entrar en tu cuerpo, sentir las sensaciones y las emociones que se mueven ahí y que cambian constantemente. ¿Es difícil para ti practicar el no hacer, el estar? Puede ser un gran reto, pero a la vez un gran descubrimiento. Tu incomodidad con el cuerpo es un reflejo de tu incomodidad con otros aspectos de tu vida, también, porque la madre es la vida. Cuando comienzas a estar más cómodo y menos de pelea con tu madre, estar con tu cuerpo y contigo mismo se vuelve más sencillo, entonces puedes estar más en relación con el momento presente y darle verdadera relevancia a tus decisiones basándote en lo que sientes aquí y ahora y lo que es cómodo para ti. Puedes confiar en la sabiduría de lo que te transmite tu cuerpo, que no es más que la sabiduría de la vida misma, que llego a través de tu madre mediante el proceso de gestación. Tu vida sucede en tu cuerpo y en el cuerpo de tu madre llegaste a la vida. Este es un hecho no sólo trascedente sino tan físico como cada célula que te da forma. Para anclar esta idea puedes antes de irte a dormir por las noches, permitirte sentir todas las sensaciones albergadas en tu cuerpo. Lleva tu atención a todas ellas. Poco a poco siente cómo te vuelves más pequeño y más pequeño, hasta que eres un feto en el vientre de tu madre. Imagina cómo fue el momento en que sólo eras una célula, un óvulo fecundado por un espermatozoide y cómo ésta célula viene del cuerpo de tu madre. Reconoce cómo tu cuerpo y el cuerpo de tu madre eran uno sólo y en esa consciencia permítete quedarte dormido/a y si lo sientes talvés puedas sentir gratitud por tu cuerpo y de dónde viene.

 

3. La tercera idea es, el dinero es tu madre. Bert Hellinger dice que la relación que tienes con el dinero refleja la relación que tienes con tu madre. Que puedes observar tus diálogos sobre dinero y extrapolarles a diálogos sobre tu relación con ella. Por ejemplo: cuando dices “no tengo dinero” estás diciendo “no tengo mamá”. Cuando dices “el dinero no es suficiente” estás diciendo: “mi mamá no es suficiente”. El dinero es una representación física, tangible de la abundancia y la prosperidad, es el medio por el cual, en la actualidad, puedes acceder a todo lo que satisface tus necesidades básicas y de todo nivel. O sea que de lo que hablas cuando hablas de dinero es de dicha y abundancia. Y la madre es la representación perfecta de lo que es un estado pleno y de abundancia & tu desconexión de ella te lleva a experimentar escasez, es decir, abundancia de escasez, a todo nivel. Desde que eras una célula empezaste a tomar de mamá, tomaste nutrientes, oxígeno, agua, calor, la protección del entorno. Y, desde ese instante, tuviste acceso a todo lo que necesitabas para vivir. Por 9 meses, más o menos, tomaste a cada segundo y siempre hubo más que suficiente para satisfacer tus necesidades, así evolucionó la gestación. Fue suficiente todo lo que recibiste sino no estarías vivo/a. Si es suficiente en el vientre materno, es suficiente fuera de él. Reconocer lo que tu madre te dio y que fue suficiente, no malo, bueno, inadecuado es lo más importante para empezar a sentirte lleno, completo y satisfecho. Si estás en el modo niño/a sigues esperando de tu madre que algo venga, por lo tanto, de la vida. Si estás en modo adulto, estás consciente de que la vida ya te lo dio todo y que te corresponde a ti decidir qué haces con eso. Si comienzas reconociendo ese hecho, que lo que mamá te dio fue suficiente, no necesitas mucho más para que empieces a experimentar que en la vida lo que tienes es más que suficiente, mucho más que suficiente.

Propuesta: como ejercicio escribe sobre un papel todas las ideas que tienes sobre el dinero. Sé honesto/a y reconoce todo aquello que dices y te dices al respecto y escríbelo tal cual como sale de ti en tus peores momentos. Que no hay dinero, no hay plata, la vida es escasa, el dinero es para los ricos, lo que sea. Cuando ya lo hayas hecho, cambia todas las palabras “dinero” o “plata” por “madre” o “mamá”, como le digas. Luego reconoce la relación que estas frases van teniendo con tu vida, la historia y los diálogos que tienes en relación a ella. A veces la redacción no te va a salir perfecta o a veces no entiendes lo que significa una frase. En ese caso particular es importante que prestes atención, porque cuándo sientes que no entiendes o no puedes ver es más que evidente que hay algo ahí que puedes encontrar. Vas a ver que los diálogos que tienes sobre dinero son realmente diálogos que tienes con tu madre. Puedes empezar a reconocerlo, a aceptar que fue suficiente, más que suficiente y por lo tanto es más que suficiente en tu vida cotidiana.

4. La pareja la encuentras en tu madre. Tu madre acogió lo masculino en ella para poderte dar la vida y sostenerla en su vientre. El primer paso, entonces, es reconocer el acto de mamá. El movimiento de apertura y toma de tu padre; si asientas a esa toma de tu padre, estás haciéndolo por ti también. Así podrías acceder a la posibilidad de vivir en pareja. No importa si eres hombre o mujer, el movimiento es el mismo. Así como tu madre se abrió al semen de tu padre para crearte, así tu puedes abrirte a tomar a tu padre. Esto te abre a tener pareja. Cuando te pones en contra de este movimiento de tu madre, esto se ve reflejado en tus relaciones de pareja, inmediatamente. Si estás en desacuerdo con las relaciones de tus padres, si te pones de parte de uno o te crees mejor que ellos, si crees que tu mamá escogió mal o que uno de ellos se porta mal con el otro; esto se refleja inmediatamente en tu relación de pareja. En cualquiera de estos casos estás negando el movimiento que te dio la vida y por lo tanto te estás negando a ti misma este movimiento.

El movimiento relevante es el de la madre, considerar el movimiento de tu madre. Para que la vida suceda lo femenino tiene que acoger a lo masculino completo. Si algo falta, no hay vida. El movimiento que lleva a la vida de pareja es, entonces, el acoger al otro completo sin excepciones, excusas, condiciones, tal y como es; este movimiento lleva a la vida de pareja. Cualquier movimiento parcial va a tener un efecto. Cuando no hay movimiento la pareja simplemente no aparece.

Propuesta de ejercicio: Haz una lista de todo aquello que no toleras en una pareja y todo lo que consideras que debería tener una pareja. Es una especie de lista de requisitos. Si comparas tu lista con tu pareja o ex parejas notarás que si te costaba aceptar totalmente a tus parejas es porque esperabas que se ajustara a un parámetro, a una expectativa o a un deseo tuyo.

Toma a tu pareja tal y como es. Es importante llevar a la gente al corazón tal cual y como ella es. Inclusive si no te gusta su forma de ser o si consideras que debería ser de otra manera. ¿Puedes tomarla cómo es? Tomar a otra persona cómo es no significa que te vas a relacionar con ella o reconciliar con ella, no es a nivel de la relación externa, es a nivel de tu relación interna con esa persona. Es una forma de dejar estar de pelea con cómo esa persona es y aceptarla totalmente a la persona como sí es. Sólo reconoce tu nivel de dificultad con esto en cada relación. No hace falta que hagas nada con esto, con que te des cuenta es suficiente.

Y ya para cerrar puedes intentar hacer el ejercicio con tu madre. Tomar a mamá en el corazón tal cual, y cómo ella es, sin cambiar nada de ella y de su historia contigo. Dependiendo del nivel de dificultad que tengas con esto se notará el nivel de dificultad que tienes para relacionarte con la vida, por lo tanto, con el éxito y la felicidad.

Facilitadora de este conocimiento: Mónica Giraldo, directora Académica y cofundadora de Reinventate.net, Escuela con Enfoque Sistémico. Consteladora Familiar y Organizacional con Especialidad en Trauma y Movimientos del Alma. Diplomada en Pedagogía Sistémica.

Coach Sistémico, Creadora de la FORMACIÓN EN CONSTELACIONES FAMILIARES EN TRABAJO INDIVIDUAL con anclajes. Co-creadora del Crecimiento Personal Sistémico, metodología 100% online de trabajo personal. Facilitadora certificada en CMR by Luis Diaz (Cellular Memory Release). Curso elIIT-NVC (International Intensive Training in Nonviolent Communication) con Marshal Rosemberg creador de la Comunicación No Violenta.

 
Escrito por:arteterapiaec

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.